NOTICIAS

Las 12 mejores experiencias que podrás tener en tu viaje a Dubai » 2023

 

Los Emiratos Árabes Unidos ofrecían poco más que sol garantizado y cálidos chapuzones en el Golfo. Eso sigue estando en la agenda, pero Dubai es una ciudad ambiciosa que todo el mundo debería visitar al menos una vez, así que no pospuse más mi visita y pude disfrutar de estas 12 experiencias que todo viajero debería hacer en este maravilloso destino.

1. Conoce la historia de Dubai Creek

Visita el histórico Dubai Creek y pasa del taxi al muelle para realizar un emocionante viaje al pasado. Curiosea por el muelle de Deira y su serpenteante Zoco de las Especias, antes de quedarte boquiabierto en el más que exuberante Zoco del Oro: los emporios de joyas y anillos de diamantes asaltan los sentidos tanto como la cartera.

2. Visita los mercados de Bur Dubai

Bur Dubai, la zona más antigua de la ciudad, ofrece un ambiente totalmente distinto al del centro de Dubai, sin aparcamientos ni aceras. Te encantará la zona que rodea este templo hindú -el único de Dubai-, con sus callejuelas repletas de tiendas de tejidos, puestos de guirnaldas de flores y estantes para los zapatos de los fieles.

Llegarás a la orilla del Dubai Creek, donde las barcas de madera esperan a los lugareños para cruzarlo. Regatea por un tercio de descuento en unas zapatillas de punta rizada o una pashmina fresca en el Zoco Textil, y luego explora los pórticos de roble del barrio histórico de Al Fahidi, el núcleo de Dubai de principios de siglo.

3. Disfruta de las vistas desde el Burj Khalifa

Saca tiempo para visitar la torre más alta del mundo: el Burj Khalifa. En lugar de subir en el ascensor estándar hasta la planta 125, sube como un VIP a la plataforma de observación de la planta 148, «At the Top, Burj Khalifa Sky», que te dejará con el corazón en la boca.

Es un derroche, pero merece la pena; además de los pisos extra, disfrutarás de la experiencia real de saltar colas (esencial para estancias cortas) y de delicias como zumos exprimidos y dátiles rellenos.

4. Báñate por la mañana en Jumeirah Beach

Empieza el día con un baño matutino bajo el cielo azul de Jumeirah Beach: un chapuzón en las suaves olas que bañan esas arenas de tacto suave es el estimulante definitivo después de un vuelo.

5. Sal de compras por Dubai Mall

Puede que Dubai Mall, el mayor centro comercial cubierto del mundo, no tenga una pista de esquí totalmente helada, como su vecino Mall of the Emirates, pero es mucho más agradable pasear por él.

Sus pulidos pasillos en blanco y negro están repletos de diseñadores de moda, empresas tecnológicas y tiendas de regalos, mientras que en los escaparates cuelgan como obras de arte creativas exposiciones de vestidos árabes de alta costura y zapatos de 1.000 libras.

Con un acuario justo en el centro y restaurantes repartidos por los alrededores, es también un buen punto de partida o de llegada para visitar el Burj Khalifa, el zoco Al Bahar o las impresionantes fuentes de Dubai, que cobran vida cada una o dos horas.

6. Visita el Burj Al-Arab de siete estrellas

Ninguna visita a Dubai está completa sin echar un vistazo al Burj Al-Arab, el hotel de siete estrellas que cambió el espíritu de la época y cimentó la reputación de Dubai de poder hacer cualquier cosa. Su atrio de ciencia ficción es impresionante, pero para entrar en él hay que reservar mesa en la cafetería o el restaurante.

7. Visita a la Mezquita de Jumeirah

Echa un vistazo a la Mezquita de Jumeirah, con su torre de marfil. Puede que Dubai esté forjando el futuro, pero no debe pasar por alto sus tradiciones ancestrales: únete a una visita de 75 minutos, organizada por el Centro Sheikh Mohammed para el Entendimiento Cultural, para conocer la vida más allá del velo en Oriente Próximo.

Los no musulmanes no tienen por qué sentirse intimidados, ya que los emiratíes están deseosos de compartirlo contigo: solo tienes que vestir con modestia y tomarte unos minutos para asimilarlo todo.

8. Ir de safari por el desierto

El desierto está a las afueras de la ciudad y, aunque no es necesario pernoctar en él, merece la pena.

La mayoría de la gente lo visita en un safari por el desierto de tarde o noche. Te recogerán a primera hora de la tarde y te llevarán fuera de la ciudad para explorar las dunas, avistar animales salvajes o asistir a una exhibición de cetrería, además de cenar en un campamento beduino.

9. Observa el arte del Golfo en The Third Line

Mucho antes de que Abu Dhabi abriera su Louvre de 3.000 millones de libras, Dubai era el lugar de referencia para el arte del Golfo. Podrás contemplarlo en su forma más visceral a 20 minutos en taxi, en la avenida Alserkal, un extenso complejo que alberga más de 20 galerías y talleres.

Echa un vistazo rápido a la galería principal, la Tercera Línea, que fue la primera en encender la antorcha de los artistas del Golfo, iraquíes y palestinos cuando abrió sus puertas en el 2005. Aquí encontrarás fotos, grabados y pinturas de los futuros Warhols de la región.

10. Paseo en barco por el canal de Dubai

El canal, que une Dubai Creek con el Golfo, es uno de los puntos arquitectónicos más destacados de la ciudad. Pocos saben que se puede ir en transbordador de un extremo a otro (los billetes se compran en cualquier estación marítima), y generalmente por mucho menos que las excursiones oficiales en barco.

Pasarás por la cascada iluminada de Sheikh Zayed Road y bajo los rascacielos del distrito metropolitano.

11. Recréate en Palm Jumeirah

Diríjete a esa extensión de tierra de la que todo el mundo habla: la Palm Jumeirah, un archipiélago artificial en forma de frente de playas y hoteles de superlujo.

Más allá de las fiestas de los megayates y las lujosas villas, se sentirá como en Dubai. Lo mejor es evitar los encuentros con delfines y leones marinos y dirigirse directamente al extravagante parque acuático del hotel, Aquaventure.

Es todo un espectáculo: los lugareños insisten en ir a la moda de las pasarelas mientras se lanzan por atracciones tremendamente adictivas que te deslizan por toboganes y por un tanque de tiburones.

12. Escuchar la llamada a la oración en el Viejo Dubai

Diríjete a los distritos de Al Fahidi y Deira, junto al Creek, sobre las 15:00 o 17:00 y oirás la llamada a la oración resonando en las callejuelas perfumadas de especias de sus cuatro zocos especializados (textiles, perfumes, oro y especias).

Aunque dista mucho de ser antiguo -las partes más antiguas se construyeron en 1850-, pasear por aquí resulta terrenal, aventurero y exótico, sobre todo para los niños. Pide un taxi que te deje en el Museo de Dubai, un fuerte del siglo XVIII.

Desde allí, pasea hasta el zoco textil y luego cruza el Creek para ver los otros tres. El Museo de Dubai es tosco y está anticuado con sus figuras de cera, así que cámbialo por el Dubai Frame, un marco de oro de 150 m de altura coronado por un mirador.

Enrique Kogan

Enrique Kogan

About Author

Enrique Kogan es el fundador de www.PurosAutosCharlotte.com. Nacido en Argentina, comenzó su pasión por los automóviles a los 6 años de edad cuando su padre le llevaba a ver carreras de autos. Desde entonces ha transformado su vida dedicada al mundo del automovil, siendo un experto del medio. A los 16 años comenzó a escribir sobre automóviles y en 1982 fundó su primera revista sobre la industria en Estados Unidos, la cual vendió y aún se publica hoy en día. Es el primer periodista hispano del automovil en los Estados Unidos y el creador del auto del año para el mercado hispano. Produjo auto shows (uno de ellos fue el mas grande del mundo de autos exoticos) y eventos de gran magnitud en el mundo del automóvil. Hoy viaja por todo el mundo probando distintos modelos de automoviles y visitando auto show, mientras escribe a diario haciendo reviews de nuevos vehiculos y noticias del medio.